Archivo de la categoría: comunidad

En el mismo barco

Es una de las frases que me gusta repetir cuando doy charlas o clases a grupos de religiosos o religiosas. Digo y repito que “todos estamos en el mismo barco”. Me parece importante insistir en la idea porque a veces da la impresión de que somos más una flotilla de barcos o barquitos remando cada uno en su dirección, que un barco con una dirección única, y una misión única. Conviene que todos nos demos cuenta de que ni mi comunidad ni mi actividad, ya sea colegio, editorial, hospital o cualquier otra forma de apostolado que podamos imaginar, tiene sentido o vida independientemente de la provincia o congregación en la que está integrada. Pero esa frase merece algún comentario.

Seguir leyendo En el mismo barco

Discursos y realidades

A lo largo de toda la historia humana las palabras y los discursos han sido muy solemnes pero la realidad no ha acompañado siempre esas palabras y esos discursos. Los institutos religiosos no somos una excepción y no siempre la realidad acompaña a nuestros discursos. No quiero ser destructivo. Hay realidades enormes de generosidad, de entrega, de servicio. Pero también a veces hay una cierta falta de coherencia entre discursos y realidades. Seguir leyendo Discursos y realidades

Cercanía y seguimiento

Un administrador provincial tiene que dedicarse a las altas finanzas pero también tiene que estar atento a los ecónomos y administradores de las comunidades. Ambos aspectos son parte de su trabajo. Puede ser difícil compatibilizar esos dos campos. En este blog hemos hablado mucho de esas altas finanzas pero últimamente no hemos recordado esa parte fundamental de su trabajo que es estar cerca de los ecónomos o administradores de sus comunidades. Expresaría su trabajo con ellos en tres palabras: cercanía, seguimiento y supervisión. Seguir leyendo Cercanía y seguimiento

El cálculo de las pérdidas

Ya parece que vamos saliendo de esta pandemia mundial. No en todos los países del mismo modo y al mismo ritmo pero estamos viendo ya la luz al final del túnel. De lo que no estamos tan seguros es de ver el final de la crisis económica que la pandemia ha provocado. Esto va a ser duro. Ya he escrito sobre la gravedad de la situación en la entrada titulada En tiempos de desastre. Pero creo que la situación es tan grave y con tantas consecuencias económicas para la sociedad en general y para los institutos religiosos en particular que hay que insistir en ello. Hay que hacer el cálculo de las pérdidas y ponerlo sobre la mesa. Negro sobre blanco. Para que religiosos y religiosas, no sólo sus gobiernos, se den cuenta de la gravedad de la situación. Seguir leyendo El cálculo de las pérdidas

Lo más urgente

Estamos viviendo unos días extraños. Tenemos un virus suelto por ahí y nos han dicho que lo más urgente y necesario es que nos quedemos en nuestras casas sin salir y evitando todo contacto social que pueda facilitar la propagación de un virus que está resultando muy letal sobre todo para nuestros mayores. La consecuencia del confinamiento no sólo es la paralización de la vida social. También se paraliza la economía. Vamos a tener que trabajar mucho para que la maquinaria económica se vuelva a poner en marcha. Y con ella, el trabajo, los salarios y el tener a su alcance los medios necesarios de vida para muchas personas. La crisis va a ser tremenda y todavía no imaginamos del todo sus consecuencias. Seguir leyendo Lo más urgente

Religiosas Ecónomas

La mayoría de los lectores de este blog son mujeres. La mayoría son religiosas. La mayoría son ecónomas o administradoras. El domingo pasado hemos celebrado el Día Internacional de la Mujer. No puedo menos que dedicar unas líneas a felicitaros, a daros las gracias por vuestro trabajo, por vuestra entrega, por vuestra generosidad. Por dedicaros a un servicio que muchos no valoran adecuadamente pero que es fundamental e imprescindible para la misión y el carisma de vuestras instituciones. Ser religiosa ecónoma es una forma maravillosa de hacer reino, de construir fraternidad a base de servicio. Seguir leyendo Religiosas Ecónomas

Diario de un Ecónomo Primerizo

Es verano. Al menos en Europa. El curso ha sido duro y necesitamos descanso. Así que, por esta vez, dejamos la teoría y pasamos al relato. Es la historia autobiográfica de un ecónomo local. sus primeras sensaciones. Sus primeros problemas. Quién sabe si algunas de las cosas que dice nos pueden hacer pensar un poco en algún rato libre sobre lo que es y debe ser nuestro ministerio como administradores y servidores de nuestros hermanos y hermanas. Seguir leyendo Diario de un Ecónomo Primerizo

Los proveedores

Los administradores trabajan con muchos proveedores de diversos servicios y productos. Los proveedores son ya casi parte de nuestra vida. A veces, hay años de relación que hasta dan lugar a buenas amistades. Pero son siempre relaciones que están mediadas por una relación comercial. Eso conviene tenerlo en cuenta a la hora de aceptar precios o de mantener esa relación comercial con el proveedor de siempre, de toda la vida, ése que es casi de la familia. Porque es posible, sólo digo que es posible, que a veces nos engañen aprovechándose de nuestra buena voluntad y de esa relación de años. Seguir leyendo Los proveedores

La autonomía de las comunidades y obras

Cada vez que planteo en cualquier foro que hay asuntos que hay que llevar de forma centralizada desde la administración provincial, siempre hay alguien que me responde diciendo que hay que respetar la autonomía de las comunidades y obras. Más aún, me dice que hay que respetar la “justa” autonomía de las comunidades y obras. Como si la idea de centralizar estuviese conectada directamente con la injusticia o supusiese la invasión de competencias que no son suyas. Seguir leyendo La autonomía de las comunidades y obras

Un servicio basado en la confianza

A base de hablar de hablar de las grandes líneas que deben orientar las decisiones económicas de los institutos y de hacer altas reflexiones sobre la economía de los institutos, es posible que se nos olvide que esto de la economía es un servicio y que su objetivo final es servir al bienestar de las personas. Un servicio basado en la confianza. La confianza en sus hermanos y hermanas tiene que ser la actitud básica con la que el administrador realice su servicio. Seguir leyendo Un servicio basado en la confianza

La gestión del cambio

Cambiar la forma de hacer las cosas es siempre complicado. Supone dejar de lado los hábitos, las costumbres, las inercias, el “siempre se ha hecho así”. E implica entrar en terrenos desconocidos y nuevos. La incertidumbre, las dudas sobre sí el cambio será a mejor o a peor, nos paralizan. Esto se aplica a la administración y a la espiritualidad. Al gobierno de una nación y al gobierno de la iglesia. Y, por supuesto, al gobierno de los institutos religiosos. Por eso es tan importante hacer muy bien la gestión del cambio. Seguir leyendo La gestión del cambio

El Consejo de Economía (y 3)

Hace mucho tiempo alguien me comentó que san Benito, el fundador de los benedictinos había dicho algo así como que “en las cosas de todos, todos deben poder opinar”. No sí lo dijo de verdad san Benito pero la frase es de sentido común. Y además, nos recuerda el carácter profundamente democrático, en el mejor de los sentidos, que ha tenido siempre la vida religiosa. Esta idea hay que aplicarla al Consejo de Economía. Seguir leyendo El Consejo de Economía (y 3)

Más sobre las tarjetas de crédito

Pertenecemos a instituciones centenarias, los institutos religiosos, que se enmarcan a su vez en una institución milenaria, la Iglesia. Quizá sea esa la razón por la que es difícil de asumir los cambios. Los cambios que vamos haciendo nosotros mismos. Y los cambios que nos vienen impuestos por los cambios que se producen continuamente en la sociedad en la que vivimos. Tanto es así que solemos llegar tarde. Para cuando nos “ajustamos” a la nueva realidad, resulta que esa realidad ya ha cambiado. Algo así nos está pasando con las tarjetas de crédito o, dicho más en general, con los medios de pago. Seguir leyendo Más sobre las tarjetas de crédito

Los tickets y las cuentas

Hoy me gustaría comentar un asunto muy concreto, muy práctico, pero que tiene interesantes implicaciones. Hablo de los tickets o recibos que nos dan cuando compramos algo. Hay bastantes congregaciones, me atrevería a decir que sobre todo femeninas pero no estoy del todo seguro, en que a la hora de dar cuentas de esos gastos normales de la vida cotidiana se le pide a los religiosos o religiosas que entreguen también los tickets que justifican los gastos de los que dan cuenta. Seguir leyendo Los tickets y las cuentas

El precio de la paz

Hablando con un buen amigo mío, también dedicado a estos menesteres de los dineros en la vida religiosa, me dijo que uno de los asuntos que había que considerar en la economía de los institutos religiosos era el precio de la paz. De buenas a primeras no le entendí. Pedí que me lo explicase. Lo hizo. Y entonces se me hizo la luz suficiente para entender que la paz también tiene un coste, que en ocasiones, aun resolviendo un problema a corto plazo, puede ser tan oneroso que podría comprometer el futuro de la institución a largo plazo (y aquí vuelve a aparecer el tema del patrimonio estable). Seguir leyendo El precio de la paz

Formación en economía, asignatura pendiente

Ha llegado hace poco a mis manos un documento de los franciscanos sobre administración. Tiene como título “La administración franciscana de la economía. Subsidio del Definitorio general para la formación en el uso transparente, solidario y ético de nuestros recursos económicos.” Interesante leerlo. No sólo por la reflexión que aparece en la primera parte del documento. Quizá lo más interesante es la segunda parte del documento: los franciscanos se han preocupado de proporcionar una serie de fichas que pueden ayudar para la reflexión y para la reunión comunitaria en torno a estos temas. En definitiva para la formación en economía, esa signatura siempre pendiente.  Seguir leyendo Formación en economía, asignatura pendiente

El arte de informar

Doy por supuesto que la mayor parte de mis lectores son administradores o lo han sido o lo serán. O quizá leen este blog por afición –hay aficiones muy raras–. Pero de lo que estoy seguro es que a todos en algún momento les ha tocado informar o recibir informes de tipo económico. Y que, más de una vez, los hemos dejado de lado porque tanto número se hacía imposible de digerir. Seguir leyendo El arte de informar

Economía en tiempo de Pascua

El otro día estuvo hablando conmigo uno de mis sobrinos más jóvenes.  No sabe mucho de nuestra vida, de la vida de religiosos y religiosas, pero, cuando le conté algo, llegó a la conclusión de que éramos comunistas. La razón fundamental: que todos los bienes los ponemos en común. Bien pensado, tiene razón. Somos una forma de vida que tiene mucho del ideal del comunismo marxista: una sociedad en la que todos trabajan para un fin común y en la que todos aportan según pueden y reciben según necesitan. Así que no le pude decir que hubiese llegado a una conclusión errónea. Algo de razón tenía. Seguir leyendo Economía en tiempo de Pascua

Información, transparencia y corresponsabilidad

Hubo una vez una provincia religiosa que celebraba su primera asamblea. Todos los religiosos (o religiosas, porque no recuerdo bien ese detalle) se sintieron animados a participar en lo que era la primera asamblea de ese tipo que se celebraba en la historia de la provincia –estamos hablando de hace unos cuantos años, claro–. Les dijeron que era una nueva forma de avivar el sentido de la corresponsabilidad de todos en la tarea común que era la misión y la vida de la provincia. Seguir leyendo Información, transparencia y corresponsabilidad

Ser ecónomo, un auténtico ministerio

Hace un tiempo estuve de visita en una comunidad religiosa. Después de la cena había un momento de recreo y esparcimiento comunitario en la sala común. Allí estaba, como casi siempre, casi presidiendo la reunión, la televisión. Y descubrí con sorpresa que el ecónomo de la comunidad era el detentor del poder en aquella sala. Tenía el mando en su habitación y sólo lo bajaba en determinadas ocasiones. Aquel mando permitía acceder a canales especiales deportivos. Cuando no estaba aquel padre, el resto se tenía que conformar con ver los canales normales. Era el ecónomo el que determinaba la posibilidad de ver algo diferente, casi siempre relacionado con el deporte. Seguir leyendo Ser ecónomo, un auténtico ministerio

Por un 2016 al servicio de la misión

Acabo de hablar con una amiga mía que, junto con otras personas, acaba de crear una nueva empresa. Hay una idea. Han juntado fuerzas y algo de dinero. Y están empezando. En estos primeros momentos todo son pérdidas. No sólo por la cuenta de resultados sino también por las horas sin medida entregadas a esa nueva aventura en la que se han metido. Como en toda empresa nueva, no están seguros de que si van a conseguir salir adelante. Pero de lo que sí están seguros es de que están poniendo toda la carne en el asador. Si no lo consiguen, no va a ser por falta de esfuerzos. Seguir leyendo Por un 2016 al servicio de la misión

Cuidar a nuestros empleados (y 2)

En un post anterior, hace un mes, hice prácticamente un resumen de lo que iba a ser el artículo que se ha publicado en el número de diciembre de la revista “Vida Religiosa”. Pero se me pasó poner dos breves comentarios, casi se podría decir que dos notas a pie de página, que en mi opinión tienen su importancia y que quizá merecerían un comentario más amplio.

La primera me la recordó un amable lector que me señaló que no había hablado de la “misión compartida”. Seguir leyendo Cuidar a nuestros empleados (y 2)