Archivo de la categoría: gobierno

Cercanía y seguimiento

Un administrador provincial tiene que dedicarse a las altas finanzas pero también tiene que estar atento a los ecónomos y administradores de las comunidades. Ambos aspectos son parte de su trabajo. Puede ser difícil compatibilizar esos dos campos. En este blog hemos hablado mucho de esas altas finanzas pero últimamente no hemos recordado esa parte fundamental de su trabajo que es estar cerca de los ecónomos o administradores de sus comunidades. Expresaría su trabajo con ellos en tres palabras: cercanía, seguimiento y supervisión. Seguir leyendo Cercanía y seguimiento

El cálculo de las pérdidas

Ya parece que vamos saliendo de esta pandemia mundial. No en todos los países del mismo modo y al mismo ritmo pero estamos viendo ya la luz al final del túnel. De lo que no estamos tan seguros es de ver el final de la crisis económica que la pandemia ha provocado. Esto va a ser duro. Ya he escrito sobre la gravedad de la situación en la entrada titulada En tiempos de desastre. Pero creo que la situación es tan grave y con tantas consecuencias económicas para la sociedad en general y para los institutos religiosos en particular que hay que insistir en ello. Hay que hacer el cálculo de las pérdidas y ponerlo sobre la mesa. Negro sobre blanco. Para que religiosos y religiosas, no sólo sus gobiernos, se den cuenta de la gravedad de la situación. Seguir leyendo El cálculo de las pérdidas

Nuevos tiempos, nuevas oportunidades

De los desastres se suele salir. Vamos a esperar que sí. Pero no salimos como entramos. La situación ha cambiado y también nosotros tenemos que cambiar en nuestra forma de reaccionar ante las nuevas condiciones. A nuevos tiempos, nuevas oportunidades. En esta entrada quiero hablar de un instrumento financiero que nos puede ser muy útil y que podemos usar pero que, en general, no nos gusta usar o nos asusta usar o nos parece que no debemos usar. Me refiero al recurso al crédito como forma de financiar obras o inversiones que tengamos que hacer. A nuevos tiempos, nuevas oportunidades. Y hay que saber aprovecharlo todo, todo, al servicio de la misión. Seguir leyendo Nuevos tiempos, nuevas oportunidades

En tiempos de desastre

El título no es accidental: en tiempos de desastre. Lo que está pasando es realmente desastroso. El coronavirus no sólo va a matar porque es un virus muy malo que ya ha provocado muchas muertes. Está provocando una catástrofe económica tan enorme que posiblemente provocará muchas más muertes la crisis económica que la sanitaria. Y en tiempos de desastre hay que aplicar medidas urgentes, rápidas, novedosas, que se orienten a paliar en la medida de lo posible los efectos negativos que está provocando y que va a provocar en el inmediato futuro. Y los institutos religiosos no van a ser ajenos a ese desastre. Esta vez no. Nos va a tocar y muy de cerca. Seguir leyendo En tiempos de desastre

Asesores profesionales e independientes

Decía en la entrada anterior (La responsabilidad es nuestra) que no podemos pasar la carga de la decisión a los asesores. Ahora quiero subrayar que necesitamos asesores profesionales e independientes. Utilizaba una cita de la carta circular de la CIVCSVA, Líneas orientativas para la gestión de los bienes en los Institutos de Vida Consagrada y en las Sociedades de Vida Apostólica. Pero lo dicho en esa entrada hay que completarlo con otro texto del mismo documento que dice: Seguir leyendo Asesores profesionales e independientes

La responsabilidad es nuestra

Estamos todos todavía leyendo el último documento de la CIVCSVA, Economía al servicio del carisma y de la misión, de 2018. Y casi se nos ha olvidado que antes, en 2014, se hizo público otro documento, Líneas orientativas para la gestión de los bienes en los Institutos de Vida Consagrada y en las Sociedades de Vida Apostólica, más breve pero muy interesante que abrió el camino a que pensásemos en estos temas de la administración. Hoy quiero recordar algo que decía este documento previo y que me parece que es muy importante a la vez que verdad de perogrullo: que la responsabilidad es nuestra. Seguir leyendo La responsabilidad es nuestra

La Cadena de Mando

La economía de una congregación o de una provincia incluye también la relación con los empleados. Pues hay un punto en esa relación que he ido viendo por experiencia que trae muchos problemas: es el asunto de la “cadena de mando”. Una cadena de mando que no dejamos clara, de tal modo que muchas veces nuestros empleados no saben quien es su jefe, a quien tienen que reportar, quien les manda. A veces también sucede que los superiores no saben respetar los mandos intermedios que ellos mismos han nombrado.  Y ahí viene la confusión y el caos. Seguir leyendo La Cadena de Mando

Una congregación no es una empresa

La frase del título: “una congregación no es una empresa” se le podría atribuir a generales, provinciales y religiosos y religiosas de base. Muchos lo piensan. Y tienen razones para pensarlo. Porque la vida religiosa no fue concebida ni nació como una empresa. Nada que ver. Ni a sus miembros se les forma como trabajadores ni directivos altos ni medios de una empresa. Ni el objetivo de la vida religiosa es la maximización del beneficio. Ahí estamos todos de acuerdo. Seguir leyendo Una congregación no es una empresa

Asumir riesgos

En economía siempre hay muchas posibles soluciones o respuestas a los problemas que se nos plantean. Un buen administrador debe ser capaz de asumir riesgos. Su trabajo fundamental es decidir. Decidir entre las diversas alternativas tratando de conciliar las múltiples necesidades presentes y futuras con los recursos, siempre escasos por definición. No hay una sola solución. No hay una sola respuesta. No es verdad eso de que no podemos hacer otra cosa. Hasta el posponer la decisión es ya tomar un camino concreto. Seguir leyendo Asumir riesgos

Procrastinar

Todos los años por diciembre la Fundeu (Fundación del Español Urgente) hace pública la que en su opinión es la palabra del año. Este año pasado, 2018, fue “microplásticos”. Pero en segundo lugar, quedó “procrastinar”, que para nuestro tema es mucho más interesante. Procrastinar significa según la Real Academia “diferir, aplazar”. Digo que es interesante para nuestro tema porque me parece que es una de las grandes tentaciones de todo gobernante cuando se encuentra ante decisiones difíciles. Y los que están en la administración de los institutos religiosos no están liberados de esa tentación. Ni siquiera por aquello de la “gracia de estado”, que se decía antes.

Seguir leyendo Procrastinar

Lo importante son los criterios

El último documento de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y la Sociedades de Vida Apostólica (Economía al servicio del carisma y de la misión) nos lo recuerda con claridad. Los institutos deberían elaborar un Directorio y un Reglamento en torno al tema de la economía. Los dos documentos son tarea urgente. Pero nosotros debemos tener claro que lo importante son los criterios. Es decir, que el Directorio es lo importante. Y que el Reglamento, en realidad, no es más que la expresión de las normas prácticas, de las consecuencias, de los corolarios, que brotan de los criterios definidos en el Directorio. Vamos que lo importante son los criterios. Seguir leyendo Lo importante son los criterios

La gestión del cambio

Cambiar la forma de hacer las cosas es siempre complicado. Supone dejar de lado los hábitos, las costumbres, las inercias, el “siempre se ha hecho así”. E implica entrar en terrenos desconocidos y nuevos. La incertidumbre, las dudas sobre sí el cambio será a mejor o a peor, nos paralizan. Esto se aplica a la administración y a la espiritualidad. Al gobierno de una nación y al gobierno de la iglesia. Y, por supuesto, al gobierno de los institutos religiosos. Por eso es tan importante hacer muy bien la gestión del cambio. Seguir leyendo La gestión del cambio

El Consejo de Economía (y 3)

Hace mucho tiempo alguien me comentó que san Benito, el fundador de los benedictinos había dicho algo así como que “en las cosas de todos, todos deben poder opinar”. No sí lo dijo de verdad san Benito pero la frase es de sentido común. Y además, nos recuerda el carácter profundamente democrático, en el mejor de los sentidos, que ha tenido siempre la vida religiosa. Esta idea hay que aplicarla al Consejo de Economía. Seguir leyendo El Consejo de Economía (y 3)

Contabilidad, imagen fiel

Es una de las pocas cosas que se me quedaron grabadas cuando estudié contabilidad hace ya unos cuantos años. Es que la contabilidad tiene que ser la imagen fiel de la realidad económica contabilizada. Contabilidad, imagen fiel. Dos términos o dos ideas, que se mantienen unidas en mi memoria. Sin contabilidad bien hecha, no puede haber imagen fiel. Y si la contabilidad no es imagen fiel de la realidad, entonces es que no sirve para nada, porque no sirve para tomar decisiones económicas bien fundamentadas.  Seguir leyendo Contabilidad, imagen fiel

Los tickets y las cuentas

Hoy me gustaría comentar un asunto muy concreto, muy práctico, pero que tiene interesantes implicaciones. Hablo de los tickets o recibos que nos dan cuando compramos algo. Hay bastantes congregaciones, me atrevería a decir que sobre todo femeninas pero no estoy del todo seguro, en que a la hora de dar cuentas de esos gastos normales de la vida cotidiana se le pide a los religiosos o religiosas que entreguen también los tickets que justifican los gastos de los que dan cuenta. Seguir leyendo Los tickets y las cuentas

Nuevo documento de la CIVCSVA

Aquí está ya el nuevo documento de la CIVCSVA. Ya está publicado. Tiene como título  Economía al servicio del carisma y de la misión. Son 136 páginas (paginitas más bien por su tamaño) de documento que quiere poner por escrito unos criterios e indicaciones que orienten la economía de los institutos religiosos. Se ha hecho esperar pero al final todo llega. Ahora hay prisa por leerlo, por ver qué dice, por separar las exhortaciones parenéticas de las indicaciones más concretas, por revisar en qué nos afecta y que nuevos trabajos y cuidados nos va a echar encima. Seguir leyendo Nuevo documento de la CIVCSVA

Proyectos pastorales y base económica

Me encuentro con una conocida, ecónoma provincial en su congregación, charlamos un rato y me comenta que está muy enfadada porque el resto de su gobierno provincial, de sus hermanas, parece que no son capaces de poner en relación proyectos pastorales y base económica. Es decir, que no se dan cuenta de que los nuevos proyectos pastorales deben tener una base económica que necesariamente los tiene que sustentar. Seguir leyendo Proyectos pastorales y base económica

Código de conducta

Una de las complicaciones que nos ha traído a religiosos y religiosas el paso de los tiempos, la mayor complejidad de nuestras obras y el descenso en el número de las vocaciones ha sido el que cada vez tenemos más personas empleadas colaborando en nuestras obras y actividades. Para todos ellos es necesario que tengamos elaborado un código de conducta claro, en el que se ponga, negro sobre blanco, lo que se espera de ellos. Seguir leyendo Código de conducta

El Consejo de Economía

Supongo que el Consejo de Economía es algo que ya existe en todos los institutos religiosos tanto a nivel general como provincial. Aunque quizás este “suponer” sea mucho suponer. Pero debería ser así porque lo pide expresamente el Código de Derecho Canónico en su canon 1280: “Toda persona jurídica ha de tener su consejo de asuntos económicos, o al menos dos consejeros, que, conforme a los estatutos, ayuden al administrador en el cumplimiento de su función.” El canon no dice más pero debería ser suficiente para obedecer a lo mandado. Seguir leyendo El Consejo de Economía

Informar de economía con claridad

Este es uno de los grandes retos que tiene cualquier ecónomo o administrador de una institución religiosa, de una comunidad o de una provincia: informar de economía con claridad y transparencia a sus hermanos o hermanas. Sobre todo cuando de esa información dependen decisiones tan importantes como unos presupuestos o una inversión inmobiliaria o una gran obra. El hecho de que no entiendan nada de economía no es disculpa. No se puede salir de la reunión diciendo que “es que no entienden nada”. Seguir leyendo Informar de economía con claridad

Los institutos religiosos no somos una empresa (y 2)

Decíamos en la anterior entrada de este blog que no somos una empresa. Y es verdad. No tenemos como finalidad maximizar los beneficios que se distribuirán entre los propietarios/accionistas. Lo nuestro es evangelizar de muchas y variadas maneras. Pero al menos hay dos puntos en que, aun no siéndolo, lo parecemos mucho. Seguir leyendo Los institutos religiosos no somos una empresa (y 2)

Los institutos religiosos no somos una empresa (1)

Estoy seguro de que todos los que nos dedicamos de una forma u otra a la economía en los institutos religiosos hemos oído muchas veces esta afirmación: No somos una empresa. Nos la dicen nuestros hermanos y hermanas con un cierto retintín. Quieren recordarnos que lo nuestro es “otra cosa”, que no podemos pretender poner las preocupaciones de tipo económico entre las primeras o más urgentes de la agenda del instituto. Nos recuerdan que hay otras urgencias –pastorales, evangelizadores, humanitarias– mucho más importantes y que priman sobre las económicas. A más de un general y/o provincial se lo he oído decir. Seguir leyendo Los institutos religiosos no somos una empresa (1)

Tiempo de reuniones y proyectos

 Ya sé que hay muchos lectores de este blog que viven en el hemisferio sur. Eso significa que lo que en España es tiempo de vacaciones allá es tiempo de curso ordinario. Pero estoy donde estoy, agosto está a la vuelta de la esquina y este bloggero necesita un descanso.

Pero la verdad es que religiosos y religiosas no saben, en la mayoría de los casos, lo que es un mes de vacaciones. No usan de eso. En realidad, ellos hacen verdad eso de que el mejor descanso es un cambio de actividad. Seguir leyendo Tiempo de reuniones y proyectos

Una oportunidad para la justicia

Algún compañero mío dice que “todos somos iguales pero unos más y otros menos”. Otro habla de la comprensión asimétrica, lo que viene a significar que nuestra capacidad de comprensión se hace mayor según se sube en la pirámide social. Dicho de otro modo, todos tendemos a ser más comprensivos con los que están más arriba o tienen más poder. Seguir leyendo Una oportunidad para la justicia