¿Es que no podemos trabajar juntos?

A veces, cuando hablamos entre religiosos de diversos institutos, constatamos las dificultades para trabajar juntos, también en este campo de la economía. Pues bien, a mis oídos han llegado noticias sobre el informe que la Iglesia de Inglaterra (iglesia anglicana para entendernos) ha preparado, como todos los años, sobre la evolución y resultados de sus inversiones financieras durante 2016. Seguir leyendo ¿Es que no podemos trabajar juntos?

Empleados, religiosos y «Código de Conducta»

Para bien o para mal muchos institutos religiosos se han convertido en empresas con un buen número de empleados. Hay muchas provincias de institutos que cuentan con cuatro empleados por cada religioso o religiosa. Y eso sin tener en cuenta la edad media de los religiosos o religiosas. Cada uno puede echar las cuentas en su propia provincia y ver a cuanto sale. Seguir leyendo Empleados, religiosos y «Código de Conducta»

¿Podemos empezar ya o tenemos que esperar?

La pregunta que da título a esta entrada se me formuló en la conferencia que di hace unos días y de la que hablaba en la anterior entrada de este blog. Vino a decir el “preguntador” (ya sé que la palabra no existe pero la entendemos todos) que si teníamos tan claros los criterios éticos y evangélicos no sólo en lo referente a las inversiones financieras sino a la administración en general, a qué teníamos que esperar para empezar a aplicarlos, si es que había que esperar. Seguir leyendo ¿Podemos empezar ya o tenemos que esperar?

Los administradores también deben resucitar

Me van a disculpar que me deje llevar por el tiempo litúrgico también en estas cosas de la administración. En estos días vamos a oír mucho lo de que comienza una vida nueva, que lo viejo ha pasado, que hay que morir el hombre viejo y que hay que resucitar. Todo es una invitación a comenzar de nuevo, a dejar atrás las viejas costumbres, los vicios, lo que se hacía siempre, los hábitos de toda la vida, los raíles de la vía que nos llevaban al mismo sitio ya conocido y manido. Puesto todo esto, también afecta a los administradores. También los administradores deben resucitar. Seguir leyendo Los administradores también deben resucitar

La contabilidad sirve para algo

Pues sí, la contabilidad sirve para algo. Tengo la impresión de que para muchos administradores la contabilidad es sólo una tarea que hay que hacer para poder rellenar, terminado el año, los informes que son preceptivos, que están mandados, que hay que mandar a la autoridad superior. Tengo la impresión de que para muchos administradores la contabilidad sólo sirve para eso… y nada más. Seguir leyendo La contabilidad sirve para algo

Una gestora de inversiones común

Como Martin Luther King en su discurso famoso (“I have a dream”), yo también tengo un sueño para la administración de los institutos religiosos. Sueño que la Confer (Conferencia de Religiosos) se decide a organizar una gestora de inversiones para ponerse al servicio de los institutos religiosos, grandes y pequeños. No se trata de crear nuevos fondos de inversiones sino de gestionar los recursos financieros de los institutos como una unidad. Seguir leyendo Una gestora de inversiones común

Simplificar la vida

Todos decimos que tenemos una vida muy complicada. Tenemos mucho trabajo. Muchos frentes abiertos. Muchas cosas que hacer a la vez. Y entre tanta barahúnda nos surge de dentro un deseo: simplificar la vida, tener una vida más sencilla y más fácil. Más organizada y más tranquila. Esto es también un anhelo válido y legítimo en el campo de la administración, de la economía. Si algo se puede hacer de una manera más sencilla y fácil, ¿por qué hacerlo de la manera más complicada? Seguir leyendo Simplificar la vida

Formación en economía, asignatura pendiente

Ha llegado hace poco a mis manos un documento de los franciscanos sobre administración. Tiene como título “La administración franciscana de la economía. Subsidio del Definitorio general para la formación en el uso transparente, solidario y ético de nuestros recursos económicos.” Interesante leerlo. No sólo por la reflexión que aparece en la primera parte del documento. Quizá lo más interesante es la segunda parte del documento: los franciscanos se han preocupado de proporcionar una serie de fichas que pueden ayudar para la reflexión y para la reunión comunitaria en torno a estos temas. En definitiva para la formación en economía, esa signatura siempre pendiente.  Seguir leyendo Formación en economía, asignatura pendiente

Lo urgente y lo importante

Van a decir que hablar de lo urgente y lo importante, tema de esta entrada al blog es algo superficial, que no entro en temas de administración real y concreta. Pero no he podido evitar, estos días en que estoy dedicado a repasar y cerrar contabilidades del 2016 y abrir las nuevas del 2017, a ver si todo cuadra, a preparar los impresos de los presupuestos y zarandajas por el estilo que me llevan mucho tiempo, acordarme de Mafalda. Seguir leyendo Lo urgente y lo importante

Propósitos para el nuevo año

Termina 2016 y comienza 2017. Es tiempo de hacer propósitos, de revisar lo que hemos hecho regular, o sencillamente mal, este año y ver cómo podemos mejorar para el año siguiente. Esto vale para la familia, para la comunidad, para la espiritualidad y también, por qué no, para la economía. Aquí van unas cuantas sugerencias para proponernos hacer en este 2017 que ya está aquí. Seguir leyendo Propósitos para el nuevo año

Un artículo sobre el “patrimonio estable”

En estos meses he ido publicando puntualmente una entrada en el blog cada quince días. Unas han tenido más lecturas y otras menos. Pero ha habido un tema estrella: las dos entradas sobre el “patrimonio estable”. No podía ser menos, dada la actualidad del tema y la urgencia planteada por la Santa Sede a los institutos religiosos para determinar su patrimonio estable e introducir el tema incluso en su legislación propia.

La realidad es que el tema no está nada claro. Por eso, añado en esta entrada (excepcional porque se sale del ritmo quincenal) un archivo en que se podrá encontrar el artículo que publiqué sobre el tema hace un tiempo en la revista “Vida Religiosa”. Lo hago porque el tema exige un tratamiento más largo que el que permite un blog como éste. Los lectores se podrán bajar el artículo y leerlo con más detención. Espero que les ayude a reflexionar sobre el tema y a encontrar pistas por donde caminar en esa determinación de lo que es o debe ser su “patrimonio estable”.

El archivo se puede bajar en formato word o en formato pdf, lo que sea más accesible.

Patrimonio estable y Fondos internos (formato word)

Patrimonio estable y Fondos internos (formato pdf)

Vamos con la misión compartida

Desde hace un tiempo le damos muchas vueltas al tema de la misión compartida. No se trata sólo de confiar en los que colaboran en nuestras actividades. Eso ya lo hacemos con cierta facilidad. Como religiosos, no podemos olvidar que compartir la misión significa que los que trabajan con nosotros comulgan también en los principios, prácticas y dinamismos de nuestras instituciones. Ahora bien, tampoco podemos ni debemos olvidar que esa relación tiene por medio un contrato de trabajo con unas exigencias profesionales concretas. Seguir leyendo Vamos con la misión compartida

A vueltas con el “patrimonio estable”

El tema del “patrimonio estable” sigue dando que pensar a muchos ecónomos y gobiernos religiosos. No podía ser de otra manera dado que es una exigencia que nos viene de la misma Santa Sede. Es un tema nuevo, abierto. Me dicen que uno de estos meses va a haber otra reunión en Roma, organizada por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y la Sociedades de Vida Apostólica, dirigida a ecónomas y ecónomos generales donde se concretará lo que ya se anticipaba en el documento de 2014 Líneas orientativas para la gestión de los bienes. Señal de que no está todo dicho ni todo claro. Seguir leyendo A vueltas con el “patrimonio estable”

¿Dónde anotamos lo que no ganamos? ¿Y lo que no ahorramos?

A final de año hacemos las cuentas, metemos todos los datos en la contabilidad, y tratamos de evaluar el resultado del año. Si es positivo, nos sentimos contentos. No pretendemos grandes ganancias. Es suficiente con no perder dinero y que sobre un poco para aportar al gobierno general de nuestras instituciones o ahorrar para cuando vengan momentos de dificultad. Si es negativo, miramos y remiramos las cuentas a ver dónde puede estar el problema pero sin preocuparnos demasiado, que para eso está el sobrante del año anterior. Pero quizá todavía se puede hacer algo más.  Seguir leyendo ¿Dónde anotamos lo que no ganamos? ¿Y lo que no ahorramos?

Eso de los fondos éticos

Se está hablando mucho de los fondos éticos de inversión. No está mal que se hable de ellos. Nos recuerdan a los institutos religiosos que, a la hora de invertir nuestro dinero en productos financieros, tenemos que salvar algunos criterios éticos, que el máximo beneficio no puede ser el único objeto de esas inversiones, que tenemos obligación, en la medida de lo posible, de saber qué hacen los gestores de esos fondos con nuestro dinero. Seguir leyendo Eso de los fondos éticos

Los institutos religiosos no somos una empresa (y 2)

Decíamos en la anterior entrada de este blog que no somos una empresa. Y es verdad. No tenemos como finalidad maximizar los beneficios que se distribuirán entre los propietarios/accionistas. Lo nuestro es evangelizar de muchas y variadas maneras. Pero al menos hay dos puntos en que, aun no siéndolo, lo parecemos mucho. Seguir leyendo Los institutos religiosos no somos una empresa (y 2)

Los institutos religiosos no somos una empresa (1)

Estoy seguro de que todos los que nos dedicamos de una forma u otra a la economía en los institutos religiosos hemos oído muchas veces esta afirmación: No somos una empresa. Nos la dicen nuestros hermanos y hermanas con un cierto retintín. Quieren recordarnos que lo nuestro es “otra cosa”, que no podemos pretender poner las preocupaciones de tipo económico entre las primeras o más urgentes de la agenda del instituto. Nos recuerdan que hay otras urgencias –pastorales, evangelizadores, humanitarias– mucho más importantes y que priman sobre las económicas. A más de un general y/o provincial se lo he oído decir. Seguir leyendo Los institutos religiosos no somos una empresa (1)

Tiempo de reuniones y proyectos

 Ya sé que hay muchos lectores de este blog que viven en el hemisferio sur. Eso significa que lo que en España es tiempo de vacaciones allá es tiempo de curso ordinario. Pero estoy donde estoy, agosto está a la vuelta de la esquina y este bloggero necesita un descanso.

Pero la verdad es que religiosos y religiosas no saben, en la mayoría de los casos, lo que es un mes de vacaciones. No usan de eso. En realidad, ellos hacen verdad eso de que el mejor descanso es un cambio de actividad. Seguir leyendo Tiempo de reuniones y proyectos

Un blog quincenal de Fernando Torres sobre economía y vida religiosa