ALLÁ VA LA DESPEDIDA

Todo lo que empieza tiene un final. Y también este blog llega a su final. Está que escribo ahora es la entrada número 114. Ya está bien de hablar de estas cosas de la administración que, para decir la verdad, da la impresión de que a muchos, ¿la mayoría?, les resultan indiferentes. Claro que esa misma mayoría protestará si no tiene la comida a su tiempo, o el médico o la electricidad o cualquier otro de los recursos económicos que nos hacen falta para vivir y para llevar adelante la misión. ¡Cosas de la vida!

Gracias a todos los suscriptores y a todos los que cada quince días desde hace algo más de cuatro años han ido siguiendo a “La Gran Olvidada”. Espero que estas líneas, escritas un poco sobre la marcha, hayan servido, al menos, para provocar otras reflexiones e, incluso, algunas acciones y algunos cambios que hayan ayudado a mejorar la administración de los institutos religiosos. Con eso ya me doy por satisfecho.

Gracias y adiós. Ya está bien de escribir. Demasiadas palabras sólo consiguen a veces ocultar la realidad. Y 114 entradas en el blog son ciertamente demasiadas. Ahora toca, debería tocar, hablar menos y hacer más. O, por lo menos, por mi parte, si no puedo hacer más, guardar silencio. A ello me dispongo ahora mismo.

Que el Señor Jesús nos bendiga a todos y siga alentando nuestra esperanza. Especialmente, a los que nos ha tocado de una forma u otra este servicio de la administración.

13 comentarios sobre “ALLÁ VA LA DESPEDIDA”

  1. Gracias P. Fernando Torres por escribir sobre algo que no suele valorarse o tenerse en cuenta. Por desgracia la economía forma parte de nuestra vida y suele girar entorno a ella. Gracias por tomártela en serio y por dar luz a tantos temas.

  2. Siento tremendamente que dejes de escribir en el blog… A mí, al menos, tu claridad me ayuda y echaré de menos la lucidez de tu palabra, siempre respetuosa y de visión sencilla. Gracias de verdad. Un abrazo

  3. Muchas gracias por tanta sabiduría “sencilla e inteligible”,… pero sabiduría. Ha sido una bonita relación “virtual”, pero cercana. Esperada cada quincena, porque siempre llevaba una novedad práctica que se podía compartir con otras Hermanas. GRACIAS por todo. Y que el Señor, Jesús, siga acompañando el camino que queda por recorrer.

  4. Gracias, P. Fernando. Que Dios recompense el tiempo compartido y desinteresado. Gracias por las novedades y luces compartidas en este servicio. Mi gratitud y un fuerte abrazo,

  5. Muchas gracias Fernando por tu aportación a poner un poco de luz en estos asuntos económicos, que como bien dices, no interesan a muchos, pero que son de gran importancia.
    Seguro que en tu supuesto silencio se gestan otras ideas que conviene compartir.
    Mucho agradecimiento y siempre gozando del cargo que nos han encomendado

  6. Gracias por tu dedicación en todo este tiempo y por habernos iluminado y ayudado a reflexionar. ¡No hay muchos espacios como este que nos has proporcionado! Que Dios siga acompañándonos a todos para que nuestra entrega a los asuntos económicos esté puestas siempre al servicio del Carisma y la Misión. Un fuerte abrazo

  7. Un Gracias muy sentido por todo el bien aportado. Realmente es una pena ya no contar con sus reflexiones, que personalmente fueron luces de novedad y coherencia para vivir una administración desde el Plan de Dios. Bendiciones

  8. Muchas gracias, Fernando.
    Tus reflexiones me han ayudado a poner rostro y nombre a experiencias que iba teniendo sintiéndome comprendido. Otras veces, me han aportado una luz que andaba buscando.
    Por eso, pido al Señor que te siga bendiciendo en todo momento y que guíe tus pasos para bien de nuestros hermanos.
    Un abrazo.

  9. Gracias Fernando, por la iluminación y reflexiones compartidas. Echaremos de menos no seguir recibiendo puntualmente estas reflexiones, gracias y un fuerte abrazo

  10. Pues yo también lo siento porque frecuento el blog hace poco y me ha servido muchísimo. Así es que gracias, creo que ha sido un trabajo magnifico que nos ha ayudado a muchas y muchos que servimos en este campo de la economía en la vida religiosa. Un abrazo grande y agradecido al P. Fernando y que Dios lo siga bendiciendo. Hna. María Cristina, carmelita misionera en La Habana, Cuba.

  11. Padre Fernando. Gracias de todo corazón por compartir tu tiempo, espacio, sabiduría y conocimiento sobre el campo administrativo. Que El Señor te bendiga y recompense siempre por aportarnos luces y orientaciones para los que prestamos este servicio de administrar.
    Hna Julia Escobar Bethlemita.
    Casa General. Colombia D.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.